domingo, 17 de julio de 2022

ESBOZOS Y REPRESENTACIONES





ESBOZOS Y REPRESENTACIONES


la sombra

a menudo es una anécdota

de la distancia

la relación de la hora

con la alegoría

en tu caso aquello

que de azaroso tiene

la amenaza:

un sueño distinto

de otro sueño

que al mismo tiempo

lo contiene

como si el deseo

fuese la consecuencia

y no la causa

el límite irresoluble

lo que descubres

cuando lo ves

y te dices

que acabas de crearlo




JUNTO AL VOLCÁN


a Nicolás


un abejorro

borracho de néctar

dormita

entre pétalos azules


mi nieto se acerca

y sopla sobre él


—súbitamente

echa a volar

hacia la tarde




CARTA A RICARDO REIS


las palabras nunca son

del tamaño de las cosas

¿o deberían serlo?

¿debería el cielo entrar

en la palabra cielo?

el nombre designa

aquello que traiciona

lo que se nombra es un residuo

la radical extrañeza de la reducción

un pacto

entre lo visto y lo oído

un modo de relatar la realidad

por similitudes

por aproximaciones

por cuanto a pesar

de la aceptación de los signos

queda

al margen



Jonio González, Esbozos y representaciones, Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2022. 

Obra visual: Luis Felipe Noé.




domingo, 29 de mayo de 2022

TODAVÍA NO ES VERANO

 





Una botella plástica
flota en la órbita
acuática donde respira el ceibo
dulce olor
del limonero cargado
pródigo entre cáscaras
gruesas amarillas. Se mecen
las copas altas
al ritmo de la música electrónica
los vecinos bailan
y gritan.
Quiero el íntimo
silencio del río
su honda paciencia
y ese modo sencillo
de la flor de lavanda.
Cabeza abajo
soy la misma
me sobra plástico
cáscaras orillas
ruido y voces.
Casi en vuelo amarillo
hacia el rosa dulce olor del río
voy ciega.


***


Viajar en subterráneo nos obliga
a una momentánea intimidad
La anciana mira
recorro lentamente sus arrugas
me mira
ve algo en mí
casi parece próxima
como si fuera a hablarme
callada dice algo
sólo oigo el rumor del tren
bajamos en la misma estación
le piso los talones
se da vuelta y me mira
como si no me conociera
está molesta
le pido disculpas (no sé si me perdona)
nos perdemos
en la ciudad, por una escalera
a la derecha una
otra a la izquierda
para siempre.


***

Corta la manzana
en tajadas finas
la densa fruta roja
se deshace
aguada desdibuja
su esfera luminosa
en tajadas finas
apenas encimadas
en la fuente redonda

No recuerda
cuánta pasión
prodiga en cada tajo


***

Me detuve un instante
bajo el tilo creía recordar
en su mirada aroma.

Las palabras perdían
su importancia
cuando un techo de hojas
crecía en nosotros.


Lola López Mañé, Todavía No Es Verano, Ediciones Los Alamos, Buenos Aires, 2007.


Obra visual: Roberto Aizenberg

LA TIERRA SOLAR

 







ARTE POÉTICA

Como el irrumpir de la luz
o una fruta que cae
por espacios levemente abiertos
un nombre hay, un aleteo impreciso
un resonar de objetos
constante, rodeándome
buscando otra vez su centro
mientras pasan, incesantes
las horas sobre las piedras.


MONTAÑA

Sismo y erupción
la tierra se mece en mi cuerpo
árbol rugoso y enérgico
abierto e inmóvil
sobre el que cae la fuente y asciende el agua.
¡Aplausos! ¡Palmas!
La mano de un muerto se abre en círculos,
las imágenes se quebraron como un árbol.
Estoy solo, arrodillado
a orillas de este fuego oscuro
y todo lo que me rodea
se parece a la luz.


ECLIPSE

No había nada y se apagó
negro, negro, negro.
¿Qué sentirán los animales
cuando se muera la tierra?
Nada, no había nada y de pronto
un hilito de luz, un círculo
detrás de la luna
en la espalda del sol
es hermosa la luz que nos llega.





Julián de la Torre, La tierra solar, Ediciones del Caburé, Buenos Aires, 2014

Escultura: Silvia Westphalen

UN LÁPIZ 5

 




UN LÁPIZ 5


El arma más poderosa

del mundo no es ni

atómica ni nuclear, no

es ni pistola ni cuchillo

El arma más poderosa

de todas es un pedazo de

madera, con este pedazo

de madera es posible

hacer lo que quieras,


Hacer lo posible, hacer lo

imposible mil maneras de

cambiar el mundo de

Tu manera con un pedazo

de madera


Joaquín Laureano


Pie firme sobre cálido cielo, El libro de las chicas y los chicos de Poesía en la Escuela, Compilación Marisa Negri y Alejandra Correa, Poesía en la Escuela Ediciones, Buenos Aires, 2016.


Escultura: Jasenko Đorđević

domingo, 22 de mayo de 2022

Unidad




Unidad

Una pequeña tarea como ésta de
cortar el pan y llevarlo a la mesa,
empieza y luego acaba
-círculo de sentido que se cierra-
la pequeña molécula de un proyecto cumplido.

¿Trivial? Tal vez, pero mira dibujarse
con perfección acabadísima
cada gesto enlazado en el siguiente
anillado en la suave
espiral invisible
que va del pensamiento hacia la mano
del ojo hacia el cuchillo.

Circe Maia



La pesadora de perlas, Obra Poética (Conversaciones con María Teresa Andruetto), Editorial Viento de Fondo, Córdoba, 2013

Obra visual: Friedensreich Hundertwasser

Los árboles son fáciles de hallar...



Los árboles son fáciles de hallar. Están plantados en el suelo. Maman del sol por las hojas y por la tierra beben agua. Cantan en el viento y reciben la lluvia de gajos abiertos. Están los que dan frutas y los que dan frutos. Los de copa ancha y los que habitan las ardillas. Los que llueven después de la lluvia, los cabelludos. Los más jóvenes; mudos. Los árboles están parados. Uno a uno enfilados en la alameda. Crecen para arriba, como las personas. Pero nunca se acuestan. El cielo aceptan. Crecen como las personas, pero no son sueltos en los pasos. Son más grandes pero ocupan menos espacio. 


Arnaldo Antunes, Las cosas, Editorial Yaugurú, Uruguay, 2012.


Obra visual: Yoshiro Tachibana

Entiendo más los sueños...



entiendo más los sueños con sus irreproducibles escenas
mitad viento mitad ladrillos que la vida con su lógica pesa-
da y estricta los sueños traen arenales limpios e imposibles
besos con imposibles hombres y cuando me despierto es-
cribo el desvío y el daño

María Malusardi, el desvío y el daño, Editorial Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2017.

viernes, 29 de abril de 2022

PRISMA Y VIOLETA

 


Prisma

Guardián del lugar en el que duermo con su olor a nuez, a cierta hora de la tarde espera que me vaya a dormir. A veces se estira distraídamente para esconder sus celos de la gata. Otras, maúlla denunciando su soledad, haciendo que no ve a quienes sí estamos a su alrededor. Corre de un lado a otro, salta. Y hay que llamarlo para que se tranquilice. Es torpe y dominante. Pero enormemente bueno.  Su ronroneo fuerte es un abrigo leal. Entrecierra los ojos para mostrar su amor o mientras se adormece y vacía de acciones y de sueños.





Violeta

Tímida y friolenta, todo el día hecha un bollito en el puf. Casi no tuviste tiempo de conocer a tu mamá y amasás y amasás telas, almohadones, cuerpos como si así pudieses encontrarla. Un poco desdentada mordés para dar amor. Es tu forma de comunicarte. Maullás como un pajarito cuando te emociona la comida. Tus huesos parecen cartílagos. Sos vulnerable pero aguda. Hay una tristeza original en tu ser. Asustadiza, muchas veces no sabemos en qué parte de la casa estás. Liviana, te posás sobre las cosas y el tiempo se detiene en tu mirada mientras le hacés preguntas enojosas y difíciles al mundo.


Selva Dipasquale (inéditos)




domingo, 24 de abril de 2022

Literatura sentada (1970) - Ítalo Calvino

  



   Como quiera que sea, las glaciaciones que nos expulsaron de los árboles condenándonos a una vida que no es la nuestra fueron un acontecimiento irreversible. No es posible la vuelta atrás. Hemos construido un mundo para bípedos sentados que nada tiene que ver con nuestro cuerpo, un mundo que será heredado por los organismos que mejor se adapten a la supervivencia. Puesto que paso la mayor parte de mi vida sentado en mi escritorio, la forma que me sería más cómoda de asumir sería la de una serpiente. Enrollada en sus anillos, la serpiente distribuye su peso uniformemente sobre el cuerpo y puede transmitir cada mínimo movimiento a todos sus miembros, manteniéndolos en ejercicio sin necesidad de moverse. Soy consciente de que un yo-serpiente, al disponer sólo de la cola para todas las llamadas operaciones manuales, vería disminuidas algunas de las capacidades físicas y mentales ligadas a la digitación, desde la mecanografía hasta el uso de obras de consulta, desde el contar con los dedos hasta comerse las uñas, etc.

   En consecuencia, la forma perfecta sería la del pulpo o la del calamar gigante, cuya redundancia de patas de gran versatilidad locomotora-prensil-postural se convertiría en un incentivo para nuevos talentos activos, para nuevas metodologías y actitudes. Al fin y al cabo, un pulpo puede conducir perfectamente un automóvil. Por lo tanto, está claro que los pulpos serán los que ocupen nuestro puesto; el mundo que hemos construido está hecho a su imagen y semejanza. Hemos trabajado para ellos.


Ítalo Calvino, Mundo escrito y mundo no escrito, Ediciones Siruela, Madrid, 2006.


Obra visual: Jerold Bernhard Pakasi

miércoles, 20 de abril de 2022

La experiencia nunca es limitada, y nunca es completa, es una inmensa sensibilidad, una especie de enorme telaraña con los más finos hilos de seda que penden en la cámara de la conciencia y que atrapan cada partícula voladora en su tejido. (Henry James)

lunes, 28 de marzo de 2022

Hay una vitalidad, una fuerza vital, una energía, que se traducen a través de ti en acción, y como hay un sólo tú en todos los tiempos, esta expresión es única. Y si la bloqueas nunca existirá a través de otro medio y se perderá. (Martha Graham)